Página web especializada en el mundo de los fásmidos (insectos palo, insectos hoja e insectos corteza), con fichas de cría y gran cantidad de fotografías e información.

TRANSLATE

Buscar en fasmidos.net

21_02

INCUBACIÓN DE LOS HUEVOS


El cuidado e incubación de los huevos de los fasmidos es muy sencillo, y es una de las mejores maneras de comenzar a mantener este tipo de animales, ya que observas todo el proceso desde el principio. 

Yo he comenzado a mantener el 75% de las especies que tengo ahora mismo partiendo inicialmente de huevos. 

Los huevos hay que introducirlos en un tupper o bote, para ello, se coloca en el fondo un poco de papel de cocina, encima van los huevos y al lado un tapón con un trozo de algodón mojado para que proporcione humedad. El algodón se coloca sobre un tapón de botella o similar con el objetivo de que no esté en contacto directo con el papel de cocina. Y se cierra casi de forma hermetica, dejando un pequeño respiradero.


Incubación de huevos de fásmidos

Incubación de huevos de fásmidos

Para especies que requieren una mayor humedad de  incubación, con el método anterior de papel de cocina, no dan malos resultados de eclosión, pero con vermiculita o turba humeda dan mejores resultados. En las fichas de cria de cada especie , indico cual es el mejor metodo de incubación.

Incubación de huevos de fásmidos en vermucilita


Consejo 1:
Si en algún momento los huevos cogen moho, lo que hay que hacer es lavarlos con agua tibia. Si la propagación de moho es leve, servirá con hacer rodar un poco los huevos contra el papel de cocina del taper de incubación.


Consejo 2:

Las ninfas suelen tardar de 30 segundos a pocos minutos en salir del huevo, si alguna ninfa se queda atrapada en el huevo más de una hora, lo más seguro es ya no se pueda hacer nada por ella. Si por el contrario solamente se le ha quedado una o dos patas atrapadas en el huevo y ya han pasado un par de horas y no ha liberado las patas, lo que se puede hacer es pulverizar un poquito de agua sobre el huevo, y tirar con mucho cuidado del animal y del huevo, lo que pasara es que o perderá las patas (las recuperará mas adelante con las mudas) o se le quedaran algo deformes (con las mudas se le quedaran es perfecto estado).


REPRODUCCIÓN DE LOS FÁSMIDOS


Los fásmidos se pueden reproducir por partenogénesis o por vía sexual. 

Por vía partenogenética, la hembra crea clones de sí misma, sin necesidad de cópula, por lo que un solo individuo hembra se puede reproducir sola sin problemas. La descendencia será del 100% hembras. No todas las especies poseen este tipo de reproducción.

Cuando un fásmido se reproduce por vía sexual, el macho copula con la hembra y la cede un espermatóforo, el cual es una bolsita llena de esperma. El esperma lo guarda la hembra durante días o durante meses e irá fecundando los huevos a medida que los vaya generando. La descendencia será aproximadamente 50% hembras y 50% machos. 

Las especies en las que no existen los machos, lógicamente no pueden reproducirse por via sexual.

Cópula de la especie Periphetes forcipatus
Cópula de la especie Periphetes forcipatus

Espermatóforo de la especie Extatosoma tiaratum
Espermatóforo de la especie Extatosoma tiaratum

Sobre la forma en la que los fásmidos ponen los huevos, existen básicamente 3 métodos:

 
1) El primer método y el más habitual, es que lancen los huevos al suelo. Para incubar dichos huevos, simplemente tenemos que recogerlos del suelo, buscándolos entre los residuos de hojas y excrementos y colocarlos en nuestra incubadora.

 

Hembra de Phyllium ericoriai a punto de lanzar un huevo
Hembra de Phyllium ericoriai a punto de lanzar un huevo

2) El segundo método consiste en enterrar los huevos con el ovopositor de la hembra. Dicho método lo utilizan especies como Sungaya inexpectata, Eurycantha calcarata, Haaniella, Heteropteryx dilatata…

Para que puedan poner los huevos sin problemas, hay que colocarles en el terrario una bandeja con turba u otro tipo de sustrato (yo uso vermiculita o turba), que tenga unos 4-5 cm de profundidad, la bandeja no hace falta que sea muy amplia en superficie y ocupe el terrario entero, (sirve con una bandeja de 15x20cm), ya que ellos lo buscaran para enterrar los huevos. 

Se pueden incubar los huevos sin sacarlos de la tierra, pero después no controlaremos el número de nacimientos y nos pueden nacer por cientos o miles en caso de tener muchos adultos y tampoco sabremos si están cogiendo moho , si están bien o están mal. 

Lo que hago es desenterrar los huevos una vez a la semana o al mes, y poner a incubarlos como el resto de los huevos, en un taper sobre papel de cocina con un tapon de algodón húmedo al lado o sobre vermicuita. 

Hembra de Sungaya inexpectata, poniendo huevos
Hembra de Sungaya inexpectata, enterrando los huevos
 
3) Y el tercer método es que peguen y claven los huevos por las paredes o pequeños recovecos que encuentren, en este caso se encuentra la especie Sipyloidea sipylus o Necroscia annulipes. Para incubar los huevos es aconsejable despegar los huevos con mucho cuidado, ya que de lo contrario se pueden romper. 

Con la práctica, apenas se romperán huevos al despegarlos. Para no estar buscando los huevos se pueden poner objetos para que pongan los huevos, como un corcho o trozo de papel de cocina arrugado.

Hembra de Necroscia annulipes clavando los huevos en el corcho
Hembra de Necroscia annulipes clavando los huevos en el corcho

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario